Kolkata Book Fair

Ubicación: Calcuta, India
Arquitectos: Bernardo Gómez-Pimienta, Samael Barrios
Colaboradores: David Kimura, Gabriela Varela (Diseño grafico e imagen)
Fotografía: Bernardo Gómez-Pimienta
Año: 2009 

Pabellón México Kolkata Book Fair. El pabellón rompe con la típica solución de un recinto expositivo dentro de un escenario como el Milan Mela Prangan, una explanada abierta y con piso de tierra. Su forma cilíndrica es un elemento suelto y centrado en la feria, en donde los recorridos suceden a su alrededor con una presencia clara y potente funcionando como corazón del evento. El uso del color rojo refuerza lo básico de la forma y refiere al uso del achiote mexicano en la India para dar esa coloración a sus textiles entre los siglos XVII al XIX. El pabellón ha tomado en cuenta la mano de obra local y sus posibilidades, acotando la paleta de materiales también a este criterio. El resultado es un diseño coherente con el entorno a la vez que, propositivo, vuelve formalmente contemporáneo y audaz un sistema tan antiguo como es la estructura de bambú sujeta y tensada con yute; lo mismo sucede con la piel exterior que es elaborada con seda teñida y serigrafiada con el logo de
México. selección del tipo de seda utilizado crea un elemento traslúcido que de día es opaco, funcionando como velo hacia el interior, mientras que por la noche se convierte en una lámpara de color. El pabellón cuenta con espacio de exhibición para 3,500 libros que representan las letras mexicanas durante la feria; su circulación circular permite un recorrido fluido por el que pasaron diariamente cerca de 12,000 personas. Al centro, el pabellón tiene un patio cubierto con un tapete tejido a mano de 11 metros de diámetro que muestra un mapa mundial distinguiendo México y la India; en este sitio se llevará a cabo los encuentros de los escritores con los visitantes, por lo que se adecuó con un escenario y bancas. El acceso principal es flanqueado por tres elementos de la artista mexicana Betsabé Romero, con el nombre de “Torres de Libros”, pieza que combinando llantas y libros, son una suerte de tótems que ambientan y dialogan con el pabellón.